fondo
Beisbol Grandes Ligas — 07/10/2017 1:36 pm

CACHORROS Y DODGERS PEGAN PRIMERO A NACIONALES Y D-BACKS.

LOS ÁNGELES – Por un instante, los viejos fantasmas volvieron a sobrevolar la noche del Chávez Ravine.

A diferencia de otra ocasiones, Brandon Morrow logró apagar el fuego, calmar las aguas, y enderezar el rumbo de un partido que los Dodgers ganaron con más sufrimiento de lo que indica el 9-5 final.

Clayton Kershaw redondeó una sólida actuación y se llevó el triunfo, pero dejó algunas dudas tras permitir cuatro cuadrangulares solitarios – en una temporada en la que ya permitió la mayor cantidad de su carrera.

Por suerte para él – y para la afición de los Dodgers – sus compañeros le dieron un constante suministro de apoyo ofensivo, y el bullpen se encargó de darle final feliz a la noche sin mayores sobresaltos.

“Me sentí bien”, dijo el as. “(La bola) no estaba saliendo tan bien como me gustaría en ese último inning. Ellos batearon buenos lanzamientos. No me quedaba mucho. Ojalá cuando uno permite hits, quizás uno o dos se quedan en el parque, pero parecía que esta noche eso no iba a suceder”.

Un bombazo de Justin Turner en la primera entrada fue el punto de exclamación a una gran producción ofensiva de los locales. El antesalista impulsó las primeras tres carreras, y los nueve jugadores de los Dodgers batearon en el episodio inicial. Eso fue suficiente para noquear al abridor oponente Taijuan Walker, obligando al manager Torey Lovullo a convocar a la loma a Zack Godley, el abridor proyectado para el tercer o cuarto juego de la serie.

A Godley no le fueron mucho mejor las cosas, y se llevó tres carreras más en su haber. Corey Seager y Turner, nuevamente, le quitaron dramatismo al final del partido con un par de rayitas más en la baja de la octava.

El tercera base de los Dodgers fue la figura excluyente de la noche, y se fue de 4-3 con cinco impulsadas, agregando un par de sencillos a su maderazo inicial.

“No hay una debilidad cuando batea”, analizó Kershaw. “Eso es lo más importante. Viéndolo desde el punto de vista del lanzador, realmente no sé dónde se le puede tirar la recta en la zona para sacarlo de out. Y luego él se queda esperando tanto las bolas rompientes, y combinado con que pocas veces deja la zona, es un turno muy difícil para el lanzador. Se sabe, eso se amplifica en los playoffs. Pareciera estar mucho más enfocado”.

Morrow también brilló con luz propia, encargándose del corazón de la orden de los D-backs y sacando cuatro outs claves antes que Kenley Jansen le cerrara la puerta al pleito y le diera el triunfo a los Dodgers.

“Fue excelente”, opinó Roberts. “Cada uno tiene su propia historia y su propio camino. Pero para Brandon, la manera que empezó el año en Triple-A y como agente libre de ligas menores, y desde el principio estaba comprometido con lo que sea que le pidiéramos. Que él haya mantenido la cabeza baja y haya continuado compitiendo y esperando esa oportunidad, y cuando se la dieron, cumplió. Él se ganó estas oportunidades de riesgo. Los muchachos lo aman en el bullpen. Es uno de los líderes en el bullpen. Es una gran historia, y tiene gran materia. Estoy feliz que esté de nuestro lado”.

Por su parte, Kershaw se encaminaba hacia una apertura de calidad antes de los cuadrangulares consecutivos de Ketel Marté y Jeff Mathis en la séptima entrada. Más allá de los sobresaltos, el as de los blanquiazules completó 6 1/3 innings de cuatro carreras, permitiendo cinco hits y tres boletos, y ponchando a siete en 100 envíos.

“Definitivamente con la intensidad de los juegos de playoffs, hay más en cada lanzamiento”, dijo el zurdo. “Mentalmente, de seguro, uno trata de enfocarse más duro en cada lanzamiento singular, y deja que el momento se apodere cada vez. Si, eso puede ser cansador, de seguro. Por suerte tuve innings largos, anotando muchas carreras. Hay muchos factores. Sin excusas, permití muchos jonrones esta noche. Quizás algo de eso fue un factor. No lo sé”.

Los Dodgers afrontarán el duelo del sábado en una posición de ventaja, ya que los lanzadores de D-backs han debido trabajar extra en sus últimos dos juegos debido a las cortas actuaciones de Zack Greinke en el Juego del Comodín y de Taijuan Walker el viernes. Rich Hill estarán en la loma ante Robbie Ray.

 

CACHORROS PINTAN DE BLANCO A NACIONALES.

Associated Press 

WASHINGTON — Con más precisión que poder, Kyle Hendricks se cercioró de que los Cachorros cosecharan una nueva victoria en octubre.

Hendricks superó en el duelo de pitcheo a Stephen Strasburg y Chicago se mostró más que listo para defender el título que conjuró una larga maldición, al imponerse el viernes 3-0 a los Nacionales de Washington en el primer juego de la serie divisional de la Liga Nacional.

Kris Bryant y Anthony Rizzo produjeron carreras en la sexta entrada con sendos sencillos, los primeros hits que permitió Strasburg en el duelo. Hendricks estuvo incluso mejor, al tolerar apenas dos sencillos en siete capítulos de labor.

“Es increíble la confianza y serenidad que él aporta en el terreno. Va desgastando a los rivales”, destacó Rizzo. “Nada lo altera”.

Chicago comenzó con el pie derecho la postemporada, en busca de revalidar el título de la última Serie Mundial, que rompió una sequía de 108 años.

Strasburg no toleró imparable sino hasta que había dos outs en el sexto episodio. El boricua Javier Báez inauguró el inning embasándose gracias a un error del antesalista Anthony Rendón, y avanzó a la intermedia en un sacrificio.

Bryant produjo la primera carrera del encuentro con su sencillo entre el jardín derecho y el central. Ancló en segunda cuando Bryce Harper erró su tiro desde los jardines.

Rizzo, el siguiente en el orden, conectó un sencillo al bosque derecho, frente a la zambullida de Harper, para dejar la situación en 2-0.

En la octava entrada, Rizzo añadió un doblete productor ante el relevista Ryan Madson.

Con su barba espesa y sudando copiosamente en una noche cálida, Strasburg alcanzó 97 mph con su recta y la combinó con un cambio indescifrable.

“¡Vamos Strasburg!”, coreó en varios momentos la multitud de 43.898 espectadores, y el inspirado pitcher repartió 10 ponches para imponer un récord de playoffs de la franquicia Expos-Nacionales.

“Es uno de los mejores repertorios que he visto”, mencionó Rizzo.

Pero el triunfo fue para Chicago, que también comenzó ganando en la postemporada anterior, con una blanqueada de 1-0 ante San Francisco, gracias a una estupenda labor de Lester, quien se encargará esta vez del segundo juego.

Carl Edwards Jr resolvió en tres hombres el octavo episodio por los Cachorros. El cerrador Wade Davis dio trámite al noveno para acreditarse el salvamento.

El segundo encuentro se realizará este sábado por la noche.

Por los Cachorros, el venezolano Willson contreras de 3-0. El cubano Leonys Martín de 1-0. El puertorriqueño Báez de 4-0 con una anotada.

Tags:
  • Compartir esta Noticia:
  • Facebook
  • Twitter
  • Delicious
  • Digg

Leave a Reply

You must be logged in to post a comment.