ASOMBRAN COINCIDENCIAS EN JOVENCITAS VICTIMADAS

por

25 abril, 2012

Hérika Martínez Prado | NorteDigital

Adolescentes, con una estatura promedio de 1.60 metros, cabello lacio a la altura de los hombros y un fólder amarillo entre sus manos, son desde hace 20 años el patrón de las jóvenes desaparecidas y luego encontradas muertas en Ciudad Juárez, así como de las últimas víctimas localizadas en el Valle de Juárez.

“El cabello a los hombros se ve a metros y si fuera un asesino serial tendría una fijación por el cabello. Y que tenga además un fólder amarillo indica que lleva su documentación para buscar trabajo. Eso es mortal, nadie debe traerlos”, señaló Francisca Galván, asesora jurídica del Comité de Madres y Familiares de Hijas Desaparecidas en Ciudad Juárez.

De acuerdo a la activista, al menos el 90 por ciento de los 40 casos con los que cuenta el Comité coinciden con estas características, así como varias de las víctimas localizadas sin vida las últimas semanas.

Seguimientos periodísticos indican que de abril del año pasado a la fecha suman ya 22 mujeres cuyos restos han sido localizados entre los poblados de San Agustín y El Porvenir, cuatro de las cuales continúan sin identificarse.

Doce de estas jóvenes fueron localizadas en la sierra de San Ignacio entre enero y febrero pasados, de las cuales ocho ya han sido identificadas con reporte de desaparición, aunque dos de ellas no han sido aceptadas por sus padres, porque desconfían de las autoridades.

El perfil de todas es el mismo, principalmente desaparecieron en el Centro de la ciudad y sus características físicas son similares.

“Ya después sumarán las características que quieran, pero el cabello es un detonante, cuando una madre se acerca a mí para decirme que su hija desapareció lo primero que le pregunto es ‘¿cómo tenía el cabello?’”, comentó Galván.

Al menos las últimas jóvenes identificadas por las autoridades no se conocían entre sí, pero desaparecieron principalmente los lunes, durante la mañana o el mediodía, antes o después de tomar un camión de transporte público.

Ninguna de las adolescentes encontradas en la sierra del Valle de Juárez habían terminado la preparatoria, algunas pensaban seguir estudiando, pero al desaparecer buscaban trabajo o estudiaban cursos de Computación o Inglés.

Según el informe dado a las madres por la nueva Fiscalía Especializada de Atención a Mujeres Víctimas del Delito por Razones de Género, las jóvenes localizadas tienen entre seis y 12 meses de haber sido asesinadas.

Se han localizado desde cuerpos casi completos, hasta sólo algunos restos óseos de un cráneo. Y aunque algunas madres han logrado convencerse de que se trata de sus hijas, al reconocer la ropa con la que desaparecieron, en otros casos no se encontró evidencia alguna.

“Yo sé que esto es macabro, no quiero imaginarme qué es lo que pasa ahí. En algunas no hay nada, pero hay un caso en el que está su pantalón y –al ver la zona donde fue localizada- te preguntas si ahí la mató y la dejó tirada en la superficie de la tierra, ¿cómo es posible que el pantalón esté intacto?”, cuestionó la activista.

Según los antropólogos de la Fiscalía General del Estado (FGE), los restos óseos son manipulados por la fauna del lugar, pero esta fauna dejó intacto el pantalón, señaló.

Los hallazgos en el Valle de Juárez se evidenciaron el 13 de abril del año pasado, cuando se entregó el cuerpo de Hilda Gabriela Rivas Campos, desaparecida el 25 de febrero del 2008 a los 16 años de edad, en el Centro de la ciudad donde buscaba trabajo.

Pese a ser localizada el 8 de marzo del 2008, la jovencita fue entregada a su familia tres años después de permanecer en el Servicio Médico Forense.

Entre septiembre y diciembre fueron localizados los restos de Janeth Rivera Chávez; Mónica Liliana Delgado Castillo de 18 años, desaparecida el 18 de octubre del 2010; Adriana Sarmiento Enríquez, quien desapareció en febrero del 2008 a los 15 años; Jéssica Terrazas Ortega, de 18 años, desaparecida el 20 de diciembre del 2010 y Yazmín Salazar Ponce, de 17 años, extraviada el 27 enero del 2011.

También se encontraron los cuerpos de Jazmín Villa Esparza, de 13 años; Leonor García Villa, de 26 años y Dulce, todas desaparecidas el 3 de octubre del 2010.

Tras nuevos rastreos en las mismas zonas, este año se localizaron los restos óseos de Fabiola Janeth Valenzuela Banda.

Posteriormente, en la sierra de San Isidro se dio el hallazgo de otras 12 jóvenes, entre las que se encuentran Lizbeth Avilés García, de 17 años de edad, desaparecida el 21 de abril de 2009; Andrea Guerrero Venzor, de 15 años, extraviada el 8 de agosto de 2010 y Jéssica Leticia Peña García, de 15 años, con fecha de desaparición del 30 de mayo de 2010.

La identidad de estas mujeres se dio a conocer el 23 de febrero, y días después, el 8 de marzo, se entregaron los restos de Deisy Ramírez Muñoz, quien desapareció el 22 de julio del 2010 a los 16 años de edad.

El 15 de abril se informó la identificación de dos cuerpos más, el de Yasmín Taylen Celis Murillo, de 16 años, desaparecida el 7 de febrero del 2010 cuando viajaba del fraccionamiento Riberas del Bravo a la zona Centro y de Idaly Juache Laguna de 19 años, desaparecida el 23 de febrero del 2009 al salir del entonces Cereso Municipal.

El cuerpo de la primera fue recibido por su madre el 17 de abril y enterrado un día después en el panteón municipal San Rafael, tras reconocer el suéter rojo favorito de la adolescente y el pantalón de mezclilla con brillitos que ella misma le había comprado.

El caso de Idaly fue diferente, ya que hasta ayer su madre esperaba el apoyo del Equipo Argentino de Antropología Forense (EAAF) para obtener un segundo dictamen, pues sólo se localizaron restos de un cráneo y existe un testigo que aseguró haberla visto hace tres meses, mientras que las autoridades le habla de más de un año de permanecer en la sierra.

El sábado 19 de abril fue entregado el cuerpo de otra jovencita de nombre Perla Ivonne Aguirre González, de 15 años de edad, desaparecida el 20 de julio del 2009 en el Centro de la ciudad.

El mismo sábado se informó a la madre de María Guadalupe Pérez Montes, de 17 años de edad, desaparecida el 31 de enero del 2009, sobre su hallazgo entre los mismos restos ubicados en el Valle de Juárez, lo cual hasta ayer no era aceptado por la familia, quien también pedirá un segundo examen realizado por expertos extranjeros.

De acuerdo a las autoridades, hasta ayer permanecían cuatro restos sin identificar, de los 12 localizados entre enero y febrero en San Isidro, pero según Galván en total son más de 150 los existente en el Semefo.

“Las autoridades se acostumbran a estos feminicidios sistemáticos, como ellos les llaman, pero son muchachitas limpias y estudiosas. No se vale que maten a nadie, ahora entiendo a las mamás cuando me dicen ‘que nos maten a nosotras’; ellas tenían sueños, derecho a realizarse”, apuntó.

“¿Acaso la sociedad tiene roto el corazón y le vale todo?”, cuestionó al invitar a los juarenses para que denuncien. Mientras que 91 mujeres más con reporte de desaparición del 2008 a la fecha continúan sin regresar a casa.

Notas Relacionadas

LE ROBARON  SU AUTO NISSAN

LE ROBARON  SU AUTO NISSAN

Cuauhtémoc, Chih.- Agentes de la Policía Municipal atendieron un reporte de robo de vehículo a las 08:23 horas del 18...